Tratando la Fobia a la Sangre con el Programa de Tratamiento de VirtualRet

Fobia a la Sangre

La Fobia a la Sangre es clasificada, en los actuales sistemas diagnósticos de los trastornos mentales, como una fobia específica de tipo sangre/inyecciones/daño.  Datos recientes apuntan a que, aproximadamente, el 3% de la población puede considerarse como fóbica a la sangre aunque el número de personas con este tipo de temor puede llegar a superar la barrera del 10%.

Estos datos son relevantes debido a las consecuencias negativas que puede tener la Fobia a la Sangre sobre la calidad de vida de quienes la padecen.  Estas personas suelen evitar las intervenciones médicas importantes para su salud (por ej.: transfusiones, operaciones, etc.), evitar embarazos, dejar de lado sus estudios (por ej.: medicina, enfermería), no visitar a personas heridas y un largo etcétera. En este punto la pregunta a realizar sería ¿cómo superar este temor?

Para contestar debemos tener en cuenta que la Fobia a la Sangre, a diferencia  del resto de fobias, se caracteriza por una respuesta de ansiedad difásica.  Es decir, si bien en un primer momento hay una elevada activación fisiológica, a continuación se produce un rápido descenso: cae la presión sanguínea, el ritmo cardíaco se sitúa entre las 35-40 pulsaciones por minuto, etc. con lo que se puede llegar a producir un desmayo.  Es por ello que no es recomendable utilizar técnicas de relajación cuando el paciente se enfrenta a la situación que teme. Por el contrario, y con el ánimo de contrarrestar la disminución fisiológica, se considera más adecuado utilizar técnicas como la Tensión Aplicada de Öst (Öst y Sterner, 1987) durante la exposición a la situación fóbica.

Durante los últimos años, como ya explicamos en el post anterior, la Realidad Virtual se ha venido situando como una de las técnicas más eficaces para el tratamiento de las fobias. Mediante esta tecnología es posible representar las situaciones temidas por parte del paciente, induciendo emociones parecidas a las experimentadas en el mundo real. Precisamente, a continuación, se describe un programa de tratamiento para la Fobia a la Sangre en el que se utiliza la plataforma VirtualRet junto a la técnica de la tensión aplicada.

 

 PROGRAMA DE TRATAMIENTO MEDIANTE VIRTUALRET

Sesión 1. Piscoeducación

En la primera sesión se describe la respuesta fisiológica difásica. El terapeuta explica que, para contrarrestar esta  bajada de la presión sanguínea, se aprenderá a utilizar la técnica de “Tensión Aplicada” Esta técnica tiene dos objetivos: 1) aprender a tensar los diferentes grupos musculares y 2) aprender a identificar los síntomas de forma rápida para aplicar la tensión.

A continuación se enseña la técnica de la tensión aplicada. El paciente, mientras se encuentra sentado, tensa los músculos de los brazos, torso y piernas durante 15 segundos. Seguidamente, se libera la tensión hasta llegar a un nivel normal (evitando, en todo caso, la relajación) Tras unos 25-30 segundos se vuelve a tensar. Este ciclo se repite 5 veces.

Como tareas para casa se pide al paciente que realice, como mínimo, 5 ciclos de tensión-distensión 5 veces diarias. Para facilitar el entrenamiento se utiliza un Smartphone.

Sesiones 2 a  4

A partir de la segunda sesión se introduce la exposición a las situaciones temidas y, para ello, se elabora una jerarquía de estímulos ansiógenos.

Durante 3 sesiones (aunque el ritmo viene marcado por el propio paciente) se presentan al paciente imágenes relacionadas con la sangre mientras practica la tensión aplicada. El terapeuta, cada dos minutos, pregunta el nivel de ansiedad subjetiva en una escala de 0 a 10.

Como tareas para casa se continúa practicando la tensión aplicada diariamente.

Sesiones 5 a 7

Una vez el paciente es capaz de utilizar de forma eficaz la tensión aplicada durante la presentación de imágenes, se inicia la exposición a los ambientes virtuales de VirtualRet. En ellos el paciente debe ir a un hospital para realizarse un análisis de sangre, esperar en la sala de espera, ver cómo la enfermera prepara el material y, finalmente, proceder a la extracción de sangre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A diferencia de las exposiciones mediante imágenes o vídeos, al utilizar la Realidad Virtual el paciente tiene la sensación de estar físicamente dentro de la situación temida. De este modo la activación emocional es más intensa y, por tanto, muy semejante a una situación real. Ello provoca que los resultados se generalicen fácilmente al mundo real.

Sesión 8

La última sesión (habitualmente la 8) se dirige a revisar los progresos conseguidos y, finalmente, a la prevención de posibles recaídas.

Se presenta un programa de mantenimiento de 6 meses en el que el paciente debe continuar exponiéndose a las situaciones problemáticas y completar los autorregistros de exposición (se envían al terapeuta a través de e-mail)

 

El protocolo de tratamiento presentado ilustra cómo, hoy en día, la Realidad Virtual se integra dentro de programas de tratamiento más amplios. Para obtener más información sobre la Plataforma VirtualRet os podéis dirigir al correo virtualret@virtualwaregroup.com o bien a ialsina@virtualwaregroup.com.